• Nuestra dirección
  • Carretera Nacional, Sector Los Guayos, Municipio Los Guayos, Valencia, Edo. Carabobo

Tu Asesor

La presión de aire en los neumáticos es esencial en cualquier vehículo y, su permanente revisión, debe convertirse en una práctica de responsabilidad que todo conductor debe contemplar para prevenir incidentes ocasionados por desgaste, deformaciones y/o maltratos, a los cuales se encuentran expuestos en carretera.
Su importancia radica en un mejor rendimiento del vehículo, mayor estabilidad e incluso en la optimización del uso de combustible.
Te compartimos algunos datos que indican condiciones límite de tus neumáticos:
  • Un desgaste en los bordes indica presión baja, generando un calor excesivo, lo que causa una resistencia del vehículo al andar.
  • Un desgaste en el centro indica mucha presión, disminuye la superficie de contacto con el suelo, provocando problemas con la estabilidad y dureza al andar.
  • En las dos situaciones disminuye la vida útil del neumático, provocando una sobre exigencia del vehículo, y por lo tanto, aumenta el consumo de combustible.
  • El este desgaste también podría ser un déficit o desperfecto en la alineación o problemas en el tren delantero.
  • Te recomendamos:

  • Confirmar la presión recomendada por el fabricante ya sea en el manual del usuario, o etiqueta adhesiva en la puerta.
  • Revisar el estado de los neumáticos cuando estén fríos, antes de emprender un viaje largo o una hora después de haber manejado.
  • Es primordial verificar la presión con un medidor que se encuentre en buenas condiciones, para tener valores exactos. La mayoría de las estaciones de servicio cuentan con medidores para este propósito.
  • Chequee que las tapas de válvulas estén bien puestas, para evitar cualquier fuga de aire.
  • Es ideal revisar la presión cada dos semanas, incluyendo el neumático de repuesto.
  • Recomendaciones para valorar la vida útil de tus cauchos

  • Para prolongar su duración mantén siempre los neumáticos inflados correctamente.
  • La antigüedad de los neumáticos se mide desde la fecha de fabricación, y no desde el momento de compra, ya que los neumáticos se deterioran incluso durante el almacenamiento.
  • Prueba todos los neumáticos y, si es posible, reemplázalos todos al mismo tiempo. Los neumáticos disparejos no proporcionan la misma seguridad, rendimiento y eficiencia que un par bien alineado.
  • En los automóviles con tracción en las cuatro ruedas, trata de reemplazar los 4 neumáticos al mismo tipo, a menos que se recomiende lo contrario en el manual de servicio. Las diferencias en el diámetro del neumático, incluso debido a los diferentes estados de desgaste en la banda de rodamiento, pueden dañar los diferenciales de manera permanente.
  • Los grados de la banda de rodamiento constituyen un indicador de la tasa de desgaste relativo de un neumático. Cuanto mayor sea el número de la banda de rodamiento, más tardará en desgastarse.
  • Recuerda que los neumáticos se deterioran más rápido en climas más cálidos.
  • Valora una moneda que pueda sumergirse 3mm en la banda de rodamiento, como parámetro fijo como medida mínima de uso o indicador de cambio del neumático.

  • La alineación de los neumáticos y el balanceo, son procesos de mantenimiento que no deben ser pasados por alto, pues son de gran importancia para la comodidad en el manejo cotidiano, permitiendo una mayor y mejor duración de la vida de los neumáticos.
    El propósito del balanceo es eliminar la vibración causada por el desajuste entre el neumático y la rueda. Este desajuste puede ser producido hasta por una diferencia mínima de peso en cada neumático.
    La alineación por su parte permite a los neumáticos desempeñarse de manera paralela, dejando a un lado los desgastes innecesarios ejercidos solo en un punto o una rueda en particular, mejorando el contacto al pavimento, generando no solo seguridad al conductor en el volante sino además proporcionando estabilidad al vehículo.

    ¿Cuándo debes hacer el servicio de alineación y balanceo a tú vehículo?


  • Es importante que la alineación se haga cada 10.000 kilómetros en un lugar calificado y donde ofrezcan garantía por el trabajo
  • Cuando alguno de los neumáticos tiene algún tipo de desgaste en los extremos o en la parte media
  • Cuando al dar la vuelta el vehículo gira más de un lado que del otro
  • Si al momento de manejar el vehículo, el volante no está en la posición correcta, es decir, está apuntando hacia otro lado
  • Cuando el vehículo va viajando en línea recta y tiende a irse hacia algún lado
  • Balancear cuando se siente vibración en velocidad media y/O alta (por encima de 80km/h)